El arbitraje

Dos árbitros son responsables del arbitraje; cada uno arbitra una mitad del campo, y auxilia al otro árbitro en caso de duda. Habitualmente se ubican en diagonales diferentes del campo.

Los árbitros pueden aplicar distintas sanciones, que van desde una simple amonestación verbal, a una sanción representada por una tarjeta. La tarjeta puede ser de color verde (advertencia), amarilla (suspensión por algunos minutos), o bien roja (expulsión del partido) cuando se trata de sancionar una falta grave, o la acumulación de advertencias.

Un jurado lleva el control en el tiempo de juego, los llamados de atención de los jugadores, el registro de goles de cada equipo y la fiscalización de la identidad de los jugadores. El jurado se ubica en una mesa fuera del campo de juego, entre los banquillos de ambos equipos.